Venezuela: Gracias, vuelva pronto!

El viernes pasado las autoridades venezolanas hicieron una de manual: todos sabían que tenían que devaluar, no había otra, pero la duda era cuando. Entonces el viernes a la tarde, cuando todos los negocios habían bajado las persianas, anunciaron que le daban un saque al tipo de cambio oficial, que pasaría de 4,30-5,30 a 6,30. Un clásico latinoamericano: te tiran la noticia el viernes, nos vamos todos de joda el fin de semana de carnaval y para cuando se nos pasó la resaca el miércoles al mediodía ya está, LTA, gracias vuelva pronto!

 En algún momento del año pasado tuve ganas de meter un post sobre las similitudes que tenia la política cambiaria argentina con la venezolana. La idea era meter una línea de tiempo llena de links en tándem: cómo las autoridades decían que el dólar paralelo no importaba porque casi todas las operaciones de comercio exterior pasaban por el oficial; el boom de consumo en dólares con tarjeta de crédito [+ las trabas ad hoc que se fueron improvisando]; los discursos que decían que quien compraba dólares era un pitiyankee; los “problemas con la pagina web” del organismo oficial que autorizaba la compra de divisas; y una larga lista de etc.

En aquel momento empecé a juntar links, pero me dio fiaca ponerme a buscar en los archivos qué dijo tal o cual, así que ahí quedó el post. Ahora tengo ganas de contarles un poco la historieta de la política cambiaria en Venezuela ilustrada en una serie de simpáticos grafiquitos y les dejo a ustedes que saquen conclusiones sobre cualquier parecido con la política cambiaria en Argentina.

El esquema cambiario actual arrancó en marzo de 2003, después del paro petrolero y el golpe de estado a Chávez, cuando el quetejedi puso la Comisión de Administración de Divisas [CADIVI] para frenar la salida de dólares, fijando el tipo de cambio en 1600 bolívares por dólar. Pero con la inflación arriba del 30%, a principios de 2004 tuvieron que darle un saque y llevarlo a 1920. Como la inflación estaba bajando, el segundo saque se lo dieron recién en marzo 2005, cuando lo pusieron en 2150.

En mayo 2006 la inflación venezolana toco un mínimo del 10% y a partir de ahí empezó a subir. Entonces el gobierno, que veía el recorrido ascendente de los precios del petróleo, tuvo una idea brillante: frenar la inflación con una grosera apreciación real. Genial! Como no se nos ocurrió a nosotros?? 



 Pero no digo que demoraron la devaluación unos meses: estos pibes clavaron el tipo de cambio por cinco años, acumulando una inflación de más del 170%. Ciento-setenta-per-cento-de-infa, estos pibes se pegaron un viaje, capisce? Viste cuando te hablan de un shock de los términos del intercambio, de un país productor de algún producto primario que de golpe se importa hasta la madre? Bueno, más o menos así. Mientras tanto, la brecha cambiaria se fue al mismísimo demonio ida y vuelta, al ritmo de las primeras ráfagas expropiadoras chavistas.



Pero cuando pensamos que ya lo habíamos visto todo, Chávez nos sorprendió con un remolino de creatividad: presento un mega plan antiinflacionario. Consistía básicamente en sacarle tres ceros a la moneda. That’s it! le sacamos tres ceros y baja la inflación! Claramente el equipo de marketing del gobierno kirchnerista es excelente pero el chavista es superlativo. Cuando finalmente tuvieron que reconocer que sacándole ‘000 a la moneda no hacia nada pensaron: “por qué tener un solo tipo de cambio oficial, si podemos tener dos?” y el dólar CADIVI paso a valer 2,60 o 4,30 según tu cercanía al socialismo del siglo XXI. Pero eso no fue suficiente, entonces estos muchachos se miraron y dijeron ”no hay dos sin tres”. Entonces apareció el SITME, por el cual el banco central pasó a hacer contado con liqui [permuta] y las sociedades de bolsa pasaron a mejor vida.

Era un poquitín confuso: había un dólar CADIVI preferencial, un dólar CADIVI comunacho, un dólar SITME y un dólar paralelo. Un par de meses después decidieron reunificar el dólar CADIVI, pero como seguía siendo preferencial, si vos antes conseguías dólar CADIVI comunacho después te tenias que correr al SITME. 



La cosa se complicó mas por cómo funcionaba el SITME, donde el BCV vendía los títulos que le compraba a PDVSA, entonces el ruido sobre nuevas emisiones de la petrolera hacía volar o colapsar al dólar paralelo.

Así llegamos al carnaval 2013, sin el SITME y con un nuevo dólar a 6,30. Tiene medio gusto a poco si uno se fija la inflación acumulada, que pide algo más parecido a 9 o 10 bolívares. Si será 6,30 por temor al pass through o por algún motivo más rebuscado dentro de las mil peleas internas de la sucesión de Chávez, no lo se. Misterio.

Mientras tanto el tipo de cambio paralelo está volando por el cielo, y ya superó la barrera de los 20 bolívares. Si me preguntan a mí, creo que la devaluación oficial a 6,30 es insuficiente, pero el tipo de cambio paralelo a 20 parece una exageración, casi como a fines de 2007.


Como nos muestran los amigos venezolanos, este chiste de jugar al atraso cambiario y después patear la pelota desdoblando el mercado puede complicarse bastante. Slds!!!

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Un accidente en càmara lenta...
Vos lo dijiste, Cook: la carrera ya se largò, sólo que pareciera que la soja va posponiendo el desenlace.
Gracias.Saludo

Sebastian Bataglia dijo...

10 años con CADIVI!!! la que nos espera...
La apreciación de los vecinos (Colombia, Perú, Chile, Brasil y hasta Paraguay) no funciona como amortiguador?

Bull Spread dijo...

Creo que la diferencia con Argentina, y que hará que acá explote antes, es que Argentina depende de las divisas de la soja, que a diferencia de PDVSA, es privada.

Anónimo dijo...

[BullDijo] ...Argentina depende de las divisas de la soja, que a diferencia de PDVSA, es privada...

[anonimo] Todavía!

Cookie Monster dijo...

Hola anónimo, así es. De a poco nos acostumbramos al deterioro, pero esto ya empezó. A mí me llamó la atención que las estimaciones privadas de inflación de enero dieron pésimo y hubo cero repercusión.

Hola Seba, esperemos no tener que padecer esta pesadilla 10 años. La apreciación de los socios comerciales los ayudó y mucho (en especial por Colombia). También ayudó el shock de términos del intercambio, que si se sostiene en el tiempo te banca un TCR “de equilibrio” más apreciado. El chiste es que nada llega al infinito, la inflación erosiona todo y a la primera que tu commodity se cae, todos ven que el rey está desnudo.

Bull, tal cual no es lo mismo tener a PDVSA, PEMEX o CODELCO que tener un montón de productores individuales privados. Además, como me señaló uno en el post anterior, hay un tema de magnitud: el shock de términos del intercambio en Argentina fue enorme, pero no se acerca ni por asomo a lo que experimentaron Venezuela, Perú o Chile. Nosotros ganamos el quini, ellos el powerball yankee.

Anon2, veremos con que nos sorprende la creatividad de esta gente.

Slds!!!

Anónimo dijo...

Cuando analisas el valor del dolar en venezuela y dices que 20 es un poco mucho creo que olvidas un detalle, es el mismo detalle que olvidan en estas costas respecto al precio del dolar en argentina y es la destruccion de la producctividad que este tipo de regimen realiza en el lugar donde se aplica. Por ejemplo hay un lugar en canada que tiene arenas o arcillas petroliferas, igual que venezuela que es llamada la pequeña venezuela por todos los tecnicos que aporto PDVSA, estos exilados del regimen chavista. Por esto creo que 20 incluzo puede ser un valor bajo.
Saludos,
Zorba.

Cookie Monster dijo...

Hola Zorba, cuanto pensas que debería cotizar el USD paralelo en Venezuela?

Slds

Gabriel dijo...

Mi consulta es la siguiente: Es posible que ustedes dispongan de los datos del historico del dolar paralelo desde el año 2003 ?.
Saludos y Gracias.